En un lugar de mi cabeza...

... de cuyo nombre no quiero acordarme, quedo una frase grabada. Era un niño, de unos cinco años, preguntando a su madre:

- ¿Mama, cuando vas a curarte?.

- Pronto, mi pequeño.. le respondió la madre abrazándole mientras dejaba caer una lágrima entre el laberinto del abrazo. La madre tiene Esclerosis.

Y a mi se me cerro una herida en la cabeza mientras, la madre, me lo explicaba. Porque los médicos, y las maquinas, dicen que las heridas siguen su curso. Pero pequeñas historias me las cierran, día tras día, con plastilina de cariño, de historias que mi retina quizás no ve pero con las que, mi cabeza y mi corazón, tejen una y otra vez capas de mielina invisible.

El dolor de los demás no deja de enseñarme, una y otra vez, el inmenso respeto y el silencio que debo guardar si tengo alguna, llamemosle, "molestia". Porque, ¿como puedo decir:"y yo también", ante quien no tiene respuesta a esa pregunta?. Una pregunta directa a la linea de flotación, a hundirte en la ciénaga del mas temible, y negro, enemigo: la desesperación. ¿Como se da un abrazo de vida... cuando la vida se te escapa entre los dedos?.

Algunos, de mis amigos, me miran con incredulidad cuando les digo que soy un afortunado. Incluso llegan a compadecerse de mi. ¿Como les explico la vida que me ha dado, y me hace sentir,mi enfermedad?.¿Como les cuento lo que es una lágrima regalada por una persona, que no conocías de nada, simplemente por que le escuchas y le miras?.¿Como les hago sentir lo que fue una noche de dolor reflejada en la mano, engarrotada, de quien me explicó esa noche?. ¿Como les explico que regalan vida a mi vida?.

Me es difícil trasmitir porque, en ocasiones, se escapa una lágrima de mis ojos. Sin aviso, suicida, furtivamente, sin mano ni palabra que la detenga. Me preguntan si es dolor y les digo que no, que me acuerdo de lo que un niño me transmitió, de la respuesta que su madre le dio. Se miran extrañados, no me entienden. No saben porque, tras la lágrima, viene una sonrisa que algunos confunden con sinrazón. ¿Quien tiene las respuestas a las preguntas, de un ángel, cuando te dispara un dardo de lleno al corazón?.

Mientras escribo esto, estoy escuchando: In Dulci Jubilo (Mike Oldfield)




Comentarios

  1. Ánimo José Antonio, que eres un ejemplo para todos.

    ResponderEliminar
  2. Es imposible contestar, como sadie sabe tu sufrir. Animo

    ResponderEliminar
  3. ¿Sabes?
    Deambulaba en el saber de la mielina hasta hace poco.
    Era como algo que insinuadamente sabemos,como un matiz,pero sin profundizar en él.
    Ahora tengo una sobrina de treinta años haciéndose más pruebas para que certifiquen qué grado de esclerosis tiene el tratamiento adecuado...
    "Tía,me han dicho que tengo inflamada la mielina..."y un miedo visceral se aferró a mi vientre.
    La vida nos enseña que hay que vivirla sonriendo,saboreando lo bueno que nos da,porque de lo contrario,lo malo nos hará sucumbir.
    Jamás hay que permitirlo.
    Lo haces genial,eres un ejemplo a seguir.
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Alguien me ha enseñado que las enfermedades tiene n una razón de ser y que no es negativa, sino que viene a enseñarnos algo..a veces el maestro es duro, pero lo es porque la lección es también difícil pero un a vez aprendida es totalmente satisfactoria.

    ResponderEliminar
  5. Eres ternura personificada.

    ResponderEliminar
  6. Eres muy compasivo con las miserias de otros... Te honra pensar en los demás... Eso no significa que no tengas derecho a quejarte, si bien es cierto que a lo largo del camino, aprendemos a ser autónomos de nuestro dolor y a lamer nuestras heridas... También yo practico la terapia de escuchar las historias ajenas...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Creo que no tengo palabras para expresar lo que siento leyendote, no se si te bastará que te diga que aprendo mucho con tus escritos y me voy preparando para lo que la vida me pueda traer, porque...quien está libre de una mielina o cualquier otra cosa?
    un abrazo amigo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares