Dependencia.

Ultimamente oigo mucho la palabra dependencia. En boca de asistentes sociales, en noticias, en informes que alguien me entrega. Y me da por pensar que es la dependencia. Todos somos dependientes. En mayor o menor medida. De una mano ante un tropiezo, de una sonrisa ante una lágrima, del aire que respiramos, del latir del corazón, de lo que ahora piensas y luego sientes. Dependemos de tantas y tantas cosas que....

... era un desierto, solo arena transportada por un viento monótono en su lamento. Nada parecía moverse en aquel lugar, excepto una figura sentada entre las dunas sollozando entre amargos lamentos:

- ¿ Por que no me advertiste cuando me veías venir?. Tu sabias lo mucho que necesitaba de ti, mi existencia no es nada sin la tuya, nada soy sin ti. ¿Por que me dejaste, que respiro si tu no respiras, a quien hablo si tu no me oyes?. Te tuve en mis brazos millones de años y nada hiciste por detenerme. Ahora maldigo mi soledad en este mundo yermo y baldío, muerto entre mis dedos sin nadie a quien acariciar. Eras mi día y mi noche. Mi agua y mi sed. Y aquí estoy sola en la eternidad. ¿Donde estas, vida?. Maldigo a quien me creo sin advertirme, quien me hizo dependiente sin saberlo. Maldigo quien hizo de un vergel, arena, de un oasis... infierno.

La figura se movía de un lugar a otro sin rumbo fijo. Su negro manto parecía enturbiar la perfecta armonía de silencio de aquel lugar. La Muerte se dio cuenta, demasiado tarde, que dependía de La Vida para justificar su propia existencia. Había realizado su trabajo demasiado rápida y eficazmente. Solo quedaba ella en aquel planeta estéril, sin vida. Pronto La Muerte solo seria una sombra mas, sin nada que justificara su propia existencia. Porque para que exista una noche, debe existir un día. Para que exista el Ying, ha de existir el Yang. Para que exista Dios , ha de existir el Diablo. Una mota de polvo depende de un soplo de aire para moverse.

Porque siempre he sido dependiente. Dependo de lo que escribo como de lo que leo. Dependo de lo que lloro, como de lo que me río. De lo que miro, como de lo que veo. Dependo de una charla, como de un silencio. Dependo de un "tal vez", dependo de un "ahora". De un despertar, de un sueño. De un paso, de una tropiezo. De aprender de ambos, del error y del acierto. Dependo de tu pensamiento, de lo que siento. Dependo de lo que nace, de lo que se llevo el lamento. Dependo... de unos ojos, de lo que esconden en sus adentros. Del odio, del amor que apague ese incendio. Dependo... de este escrito que hoy dejo colgado en mi alma, para que lo recogiera el viento.

¿Por que, sabes, de que dependo?, mira hacia tu interior y veras que estamos hechos del mismo barro, del mismo fuego, de la misma tierra. Dependo de lo mismo que tu... ¿dormir en un sueño o despertar en el infierno?.

Mientras escribo esto, estoy escuchando: Streets of Philadelphia (Bruce Springsteen)

Comentarios

  1. Y quién no depende de esas cosas, de todo?
    Ocurre que todo depende de cómo nos miremos por dentro o de como miremos el alrededor,el entorno próximo o el lejano, para que nos demos cuenta de lo mucho que dependemos todos de las mismas cosas.
    Qué diferente sería el mundo de notarlo al fin, de asumirlo.
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Jose....." Dependencia "

    ¡¡¡Holaaaa....sabes nunca se me ha dado de pensar todo lo que has volcado aquì desde lo profundo de ti..me has hecho reflexionar....gracias por estar...
    Dependo de tus palabras tan bonitas que me llegan al corazòn

    ¡¡¡ estupendo !!!

    un beso desde Argentina.

    ResponderEliminar
  3. A mi también me has hecho reflexionar. Todos dependemos de lo mismo. Eso es la dependecia. un besote

    ResponderEliminar
  4. Hola Jose Antonio, tienes razón, la dependencia está por todas partes, todo depende de algo, de alguien, para que suceda un hecho han de ocurrir muchos otros...
    En cuanto a la muerte, bien hecho que se quede sola...
    Hasta pronto amigo.

    ResponderEliminar
  5. Yo también soy dependiente, del cariño de los mios y de un millón de cosas más, que no enumero para no aburrirte.

    Un besote.

    ResponderEliminar
  6. Hola José cuanta razón tienes cuando describes la palabra tan usada DEPENDENCIA ¡! Yo dependo de husmear en tu blog y en el de otros, abrazos Josep

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares