Ir al contenido principal

Entradas

Destacados

A mil mundos del mundo.

Estoy rodeado de voces, en algún lugar de mi cabeza alguien me dice que no son voces sino griterío, vendedores de palabrerías que andan robando amaneceres porque quieren, en su vida, poner algún sentido. Doy un paso y salto al precipicio, me alejo de ese ruidoso mundo. Y llego a la quietud de las mañanas cantadas en la lejanía, por una madre, que vigila la cuna donde duerme su tesoro. Febril cárcel de madera, despertares en manos de vidas pasajeras. Fueron las voces las que me atrajeron a este mundo, es mi voz la que clama en él por aquel despertar.
Mi mano derecha cerrada, la izquierda puño en ristre. Nunca fueron posturas buscadas, sino malas palabras encontradas. Porque siempre me dibujaban como nunca quise ser, negra el alma. Siempre me describían como nunca fui, pesimismo en la mañana. Si alguna vez decían que era fuego, en realidad era agua. Cuando me describían como mar en calma, era tormenta desatada. Nunca se acercaron a mi mundo, quedaron a lo lejos regocijando en su mezquind…

Entradas más recientes

Si te dicen que cai.

Epílogo.

Nadie, Silencio y algunas notas más que duermen en mi interior.

Pensamientos en voz alta y corazón en la mano.

Lo efímero.

Simplemente, una canción.

Cuando miras las estrellas.

Cuando el corazón tiembla ante una voz.

Sin miedo.

Antes, durante, después.