La luz se abrió camino.

Estaba sentado al principio de la montaña. Cogí una pequeña piedra y la moví a mi izquierda. A continuación otra y otra. Así hasta que tenia un pequeño montoncito de pequeñas piedras. Mire hacia arriba, hacia la montaña. Seguía imperturbable, gigantesca. Nada había cambiado. Pensé que no había movido las piedras correctas, que debían ser mas grandes. Y moví piedras mas grandes, sin parar. Solo escuchaba mi respiración y una voz en la cabeza que me decía: “sigue,sigue y moverás la montaña” y...desperté.

Con una pequeña sonrisa desperté con sabor a dulce néctar, a manos cansadas pero a corazón abierto. Me quede inmóvil en la cama, con el gusto de un amargo dulce en la boca. ¡¡¡ Que sueño tan inmenso, mover una montaña !!!. Y tan cercano, pensé. Cada día hay quien mueve montañas y no somos capaces de verlo. Quien mira al verdugo cara a cara y mueve la montaña de su frialdad y la vuelve cenizas. Quien mueve la montaña de la ignorancia con una sola lágrima que se convierte en cuchillo que hiere, que parte en dos un alma. Quien da un paso luego otro y otro. Quien intenta darlo no puede y, aún así,sonríe. Quien para un golpe dirigido a otro cuerpo, quien se levanta tras recibirlo y grita: “basta”. Quien cae y se levanta desafiando, de nuevo, a la montaña.

Cada día se mueven montoncitos pero no somos capaces de verlo y, erróneamente, seguimos creyendo que la montaña no se mueve. Pero lo hace. Poco a poco,casi imperceptiblemente, pero se mueve. Pero dejamos que nos hagan creer que,las piedras, nada hicieron y la montaña nos pudo. Y nos hacen descreídos, nos quitan la esperanza de mover la montaña.

Y podemos con una sola mirada mientras alguien grita, mientras alguien mata un sueño tras otro. Podemos con mirar a los ojos de quien nos dice: "tú no puedes, tú estás fuera". Sean los que antes te llamaron amigo y, ahora, simplemente no te llaman. Sean los que antes te adulaban y, ahora, no saben ni mirarte a la cara. No importa, la luz se abrirá camino en ti. Te llegaran las respuestas que tú, y solo tú, tienes dentro de ti. Escucha lo que la piedra quiere decirte y olvida el canto de la montaña. Hoy lo vi, lo sentí,lo soné. Se que es posible mover una montaña.

Porque, como dijo Confucio: "El mayor error es sucumbir al abatimiento; todos los demás errores pueden repararse, éste no".

Mientras escribo esto, estoy escuchando: Wonderwall (Oasis)

Comentarios

  1. que buenisimo escrito me hacia falta hoy y mira pusistes con el tu pequeña piedra de montaña un beso

    ResponderEliminar
  2. precisamente lo que necesitaba leer hoy gracias
    Judy

    ResponderEliminar
  3. Sencillamente magistral amigo mio, tanto lo que se lee a simple vista como lo que puede leerse más detenida y simbolicamente.


    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Me uno a tu ultima frase, que encierra el contenido. Abatido jamas, morir matando. Animo

    ResponderEliminar
  5. numa vida feita a correr,não temos tempo para ver as montanhas.
    mas...se paramos por qualquer razão, somos capazes de contar todas as pedrinhas.tambem de ver toda a sua beleza.

    ResponderEliminar
  6. Hola Jose Antonio, tu escrito suena a esperanza, perseverancia, pero también a decepción, nostalgia... La montaña sigue inalterable y nosotros soñando...
    Sabes me he llevado una sorpresa con el comentario de Mimosete, jeje!!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Siempre, SIEMPRE, podemos mover montañas. Sea como sea, del tipo que sea y de la manera que sea. Tú la has movido con éste post. Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. A mí me gusta mucho aquella frase...
    "Casi todo lo que realice será insignificante, pero es muy importante que lo haga"
    Mahatma Gandhi.
    Y es que la sabiduría está en sabernos ínfimos,pero preparados para formar un todo de dimensiones extraordinarias.
    Vengo del blog de Neuriwoman y ha sido un placer hacerme granito de tu playa.
    Besos.

    ResponderEliminar
  9. Hola José Antonio,he venido por recomendación de Neuriwoman y me he encontrado con el "doble" de un hermano mío que se llama como tú, tiene tu misma edad y tu misma enfermedad, ¡que curioso!.
    Me gusta tu fuerza y me voy a quedarpor aquípara ir conociéndote mejor.
    Un verdadero placer.

    ResponderEliminar
  10. Vengo del blog de Neuriwoman.

    Llevo moviendo, creo, poco más de la mitad de mi montaña.

    Como le dije a nuestra bella amiga: sólo hace falta cerrar los ojos y abrir el alma.

    Un placer conocerte. Saludos muchos.

    ResponderEliminar
  11. Una entrada llena de optimismo....me ha gustado mucho y seguiré el sabio consejo de Confucio.Saludos

    ResponderEliminar
  12. Hola un gustazo leerte, además, esta entrada me viene de perlas justamente hoy.

    Vengo del blog de Neuriwoman y me quedo en tu casita con tu permiso. Me voy encantada de haberte conocido.

    Besos.

    ResponderEliminar
  13. Hola vmgo de blogs de Neuri, y es un gustazo leerte, precisamente hoy lo necesito, te doy las gracias.
    Con tu permiso me quedo
    Saludos.

    ResponderEliminar
  14. Claro que se mueven!!!
    Pero no solemos verlo ni percibirlo, queremos todo "ya" y nos cansamos antes de darnos cuenta de que todo se va moviendo, que nada es estático.

    Vengo del blog de Neuriwoman y me ha encantado conocerte.

    Saludos

    ResponderEliminar
  15. Vengo de Neiriwoman.
    Yo también soy de la opinión de que todo lo podemos llegar a hacer. Tengo 78 años y ya mucha vida vivida pero mucha todavía por vivir y siempre he sido de las que digo.."Sí puedo". Un abrazo Lola
    http://boheme.zruspas.org

    ResponderEliminar
  16. Sabía yo que eras especial por lo que Neuri ha dicho de ti y, creo, que se ha quedado corta. Perdona, Neuri, bien sabes lo que te aprecio... Me gustan las personas que saben luchar y que quieren hacerlo.
    No es fácil la lucha cuando se presentan tantos obstáculos pero a la vida o le plantas cara o te haces una llorona/llorón y te dejas llevar por dónde ella quiera.
    Mucha fuerza, José Antonio, y mantén esa sonrisa fantástica que muestras en tu perfil.

    Muchísimos besos de una recién llegada.

    ResponderEliminar
  17. Hola José Antonio vengo del bloh de nuestra amiga Neuriwoman a conocerte, preciosas tus letras llenas de sabiduría y ejemplo de lucha bellos sentimientos en cada palabra, me gusto mucho sigue luchando y construyendo tu montaña día a día un gran placer leerte me quedaré para volver.
    Un gran abrazo que estés muy bien cuídate mucho.

    ResponderEliminar
  18. Josè ...muy lindo lo que dices...nunca lo he pensado ..
    de cuàntas maneras movemos montañas y no nos damos cuenta, es por la vida que pareciera que nos apura y no pensamos en detenernos a admirar las bellezas como el de imaginar de mover una montaña...o soñarla como tu.
    ¡¡ muy interesante !!!
    un beso desde Argentina

    ResponderEliminar
  19. Estimado hermano, gracias por este compartir,Te llegaran las respuestas que tú, y solo tú, tienes dentro de ti.Es una gran verdad, eso que hay dentro es la fuerza que nos anima a ir moviendo todas esas pequeñas montañas que nos encontramos en el camino, Dios sea con usted,gracias

    ResponderEliminar
  20. Josè...ademàs del comentario que te he hecho anteriormente....te invito a pasar a visitar mi blog... para que muevas la montaña de tu sonrisa jajaj

    un beso montañoso

    ResponderEliminar
  21. Neuriwoman me ha mostrado tu blog y la verdad es que me ha encantado, yo soy de las que creen que las montañas sólo son obstáculos y como tales, se pueden rodear, saltar y por que no, mover, todo depende del tamaño de la montaña.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  22. Me gusta tu blog y lo que reflejas en cada entrada.

    Te sigo, con tu permiso.

    Saludos de Isis

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares