La estrella desde la colina.


Me puse de pie, estire los brazos hasta que creí alcanzarla pero mis piernas no me aguantaron y caí. Desde el suelo volví a verla, estaba allí, al alcance de mis dedos, casi cegándome su luz, la tocaba con la yemas de los dedos pero era incapaz de alcanzarla. La estrella permanecía inalterable como esperando, en el cielo, que la abrazara pero no conseguía acercarme a ella.

Se me ocurrió que,quizás,si subía a la colina podría alcanzarla. No se que me impulso a ello pero me encamine hacia la colina. A cada paso que daba, cada metro que recorría la estrella se hacía más y más brillante.Parecía llamarme con su luz,como una nana te invita al sueño sabiendote al abrigo de la madre que la desgrana amorosamente desde su garganta. No quería dejar de mirar al cielo, ni a la estrella así que tropecé y caí.

Y una mano se alargo ofreciéndome su ayuda. Era la de un niño. Luminoso, como el rocío de la mañana. Angelical como la primera visión de la vida tras la oscuridad. ¿Quien eres?, pregunte mientras le alargaba mi mano, aun cegado por aquella visión.

- Soy quien miras cada noche desde tu ventana y buscas, con desespero, cada amanecer creyendo que me has perdido. Soy la estrella por la que subes la colina y das un paso, otro y luego otros diez. Caes,te levantas y vuelves a empezar la batalla del día a día. Un paso, luego otro y luego otros diez. Soy el niño que fuiste, el hombre que creció y la estrella que siempre ilumina el firmamento de los dos. Algunos me llaman quimera, otros sueño y los más locura. ¿Como quieres llamarme tú?

Yo lo llamo esperanza, la que me hace mirar cada noche a las estrellas, la que me hace pelear cada semana con las palabras para explicarte, como humildemente puedo, que sigo aquí en la colina intentando tocar las estrellas. Y, cuando al fin me duermo, bailan conmigo en lo profundo de mis sueños. Me regalan mil nombres.Los de aquellos que estuvieron,ese día, en la colina intentando bajar un sueño del cielo.

Mientras escribo esto, estoy escuchando Cosmos (Vangelis)

Comentarios

  1. Qué bonito, José Antonio, sin la esperanza nadie podría seguir viviendo, es tan necesaria para seguir creyendo en los sueños...

    ResponderEliminar
  2. Siempre he pensado que no hay nada más que volver atrás y recordar nuestros pensamientos de niños para ponerse en la piel de un niño. Me da alegría saber que aún conservas tus alas de niño. Un abrazo enorme!!!!

    ResponderEliminar
  3. Es precioso lo que has escrito y es precioso que la esperanza la conserves contigo, me emociona tu escrito
    un abrazo

    ResponderEliminar
  4. José.." La estrella desde..."

    Tus palabras como describes que ves a esa estrella son un poema.
    Cuando era chica junto a mis hermanos viviendo cerca de la costa del río Paraná.. sigo cerca pero en otra zona... mi hermano mayor dijo al ver aparecer la luna llena inmensa del lado del río ...vamos corriendo a tocar la luna, salimos corriendo hacia el río donde hay una alta barranca, mi mamá que estaba adentro escuchó y nos llamó a los gritos... no sé que hubiese ocurrido sino oíamos su llamado.

    ¡¡¡ precioso tu relato !!

    mi blog se llama " estrella solita "....una señora me comentó donde has visto una estrella sola ....
    lo he puesto porque hago teatro y me siento una estrella jajajj

    un beso

    ResponderEliminar
  5. Los últimos textos que has escrito me gustan muchísimo, ¡qué bonitos!, y éste de la esperanza es precioso. La esperanza nunca muere...

    Dice la razón: busquemos
    la verdad.

    Y el corazón: Vanidad.
    La verdad ya la tenemos.

    La razón: ¡Ay, quién alcanza
    la verdad!

    El corazón: Vanidad.
    La verdad es la esperanza.

    Dice la razón: Tú mientes.

    Y contesta el corazón:
    Quien miente eres tú, razón,
    que dices lo que no sientes.

    La razón: Jamás podremos
    entendernos, corazón.

    El corazón: lo veremos.

    Antonio Machado

    Dice la esperanza: un día
    la verás, si bien esperas.
    Dice la desesperanza:
    sólo tu amargura es ella.
    Late, corazón... No todo
    se lo ha tragado la tierra.

    Antonio Machado

    Un abrazo. ¡Gracias!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares