La palabra, libre, siempre libre.


Es la espada mas temible que conozco, la que quita vidas o vuelve locos a los seres humanos de un solo y certero tajo. La que da esperanza y siembra miedos. Intenta calmar tempestades, mareas en almas desesperadas por las sombras de las dudas, de una perdida, sin luz, agónica. La palabra, el acero que nos mueve. El dardo que nos mata. La palabra, la luz que nos guia o nos utiliza. El sueño que retuvimos entre nuestras manos. La pesadilla que no quiere salir de nuestro interior aunque gritemos.

La palabra que trata de manipularnos al ser pronunciada desde una boca descreída o una mente emponzoñada. La palabra que, algunos, quieren encarcelar para obtener pingües beneficios. Pero ella se abre camino y llega a tu ser, como siempre fue, de boca en boca. La palabra que fue libre la primera vez que fue pronunciada y, desgraciadamente, fue mancillada la primera vez que alguien la escucho y pensó en sacarle beneficios. 

No imagino a Aristóteles poniendo copyrigth a sus palabras. Ni me imagino un “te quiero” encarcelado, por mucho que, quien lo pronuncia, este en la cárcel. No, la palabra, nació libre y así se mantiene. Y temen a su poder, porque es enorme, mueve mundos. Cuando escribo esto, no estoy pronunciando palabra alguna. Pero se acumulan en mi mente como un tropel dispuesto a la lucha hasta la extenuación. La Esclerosis no me deja pronunciar algunas, las retiene, las encarcela. Pero se abren paso en el escrito y, Esclerosis, queda maldiciendo la fuga de la palabra. 

Las palabras revolotean en mi cabeza, libres, sin aparente orden, sin aparente sentido. Pero algo les hace ordenarse al empezar a escribir. Algo que, la palabra, siempre supo disfrutar: la libertad. Y eso no hay enfermedad que se lo quite, que me lo robe. Y pongo este vídeo como ejemplo. Escuchalo, las palabras se agolparan en tu mente. Algunas llegaran a lo mas intimo de tu ser. Entonces, escribelas. Veras como, ellas solas, salen como fluyendo de tu interior como parte, que son, de ti.. No hay fuerza que las detenga. Después, léelas y disfruta con su hermosura. Es tu ser el que ha escrito esas palabras mientras escuchabas la música. Como hoy hizo conmigo. Y, las palabras, no sabían nada de mi cuando surgieron.

Comentarios

  1. Este vidio es un ecenrio magico para plamar la libertad de palabras. Las palabras son libres pero nO siempre, muchas veces las atrapa l a esclerosis. PerO lucha siempre. Se feliz

    ResponderEliminar
  2. Hola, por fin puedo escuchar los videos... (ya recuerdo porqué había desactivado el sonido. Es de locos...). 3 veces he escuchado esta maravilla. No podría decir todas las palabras que bailaban al son de esa música. Eran muchas y en diferentes idiomas. Organizadas pueden formar poesía... Libres como el viento, aunque no pueda articular ninguna.
    Un saludo amigo.

    ResponderEliminar
  3. Genial!!!!! Es la principal característica que nos distingue de los animales: la palabra. Aunque a veces se trabe, no desaparece

    ResponderEliminar
  4. me gusta musica bonita y un escrito de razon verdadera

    ResponderEliminar
  5. Andre Rieu, es una maravilla escucharlo, tengo varios conciertos de él y no me canso, te inspira tantas cosas, tantas palabras, si, tienes mucha razón
    Bss

    ResponderEliminar
  6. Jose Antonio como tu bien dices: Siempre nos quedara la palabra escrita y nuestra NO conformidad frente a las perdidas, abrazos Josep Rof Rof 3.826 días con una ELA Esclerosis Lateral Amiotròfica

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares